una bestia incontrolable

incluso cuando el mundo se cae por el borde de la cama.

toco tu piel. a veces de gallina, siempre de bestia. reaccionas. tu piel. tu luz. tu risa que hace eco y resuena en mis sueños con rendijas. el acantilado de tus dientes. me gusta sentir tu aliento en mi cuello. acéchame por las noches. no hay mejor guardia. piérdeme en tu oscuridad. el hombre que susurraba a mis cabellos.esta habitación no tiene techo. me pierdo en tu intemperie. dormir sin dormir. soñar sin cerrar los ojos. los ojos son agujeros. suéñame estrellada en tu cielo. córrete con mi nombre como mantra. córrete mientras me miras a los ojos. empápame de tu sangre. ensúciame con tus versos.