simulacro no. 1

imagínate que estás en una piscina municipal. es invierno  y está llena de gente.

hay vaho en las cristaleras que dan a una calle poco concurrida. estás en las afueras.

imagínate que caminas entre la gente.

flop flop con tus chanclas de rayas que tanto molaron en 2011

casi resbalas. casi te das una ostia como un piano. pero sigues caminando.

huele a cloro recalcitrante. es el final del día y el agua está un poco opaca.

imagínate que te da un poco de asco.

te pica el biquini negro. te rascas la teta.

hay un señor gordo con la cabeza medio metida en el agua que te observa.

pones una mueca de asco visible. sigues caminando.

el reloj sin horas que solo da vueltas de las piscinas sigue su camino. tú, el tuyo.

imagínate  un hueco entre tanta toalla raída.

imagínate que eres consciente de repente que no hay sonido.

que nadie habla

ni ríe

ni se cuenta qué tal el día

no suena el agua.

nadie

está

hablando

 

el núcleo de todo esto se sostenía con tu mirada.