largos viajes sin sus besos

Suenan loops sonoros de the caretaker, de un disco que se llama persistent repetition of phrases. Me sabe a Lynch, a ruido blanco, a disco de pizarra, a película boba de los años cincuenta, a TV rota, a glitcheado. Me suena a algo familiar. De repente, a Basinski y al disintegration loops y entonces eso me lleva a una tristeza absoluta, una pena que rasga muy por dentro, y en realidad no adivino a saber por qué. Tan solo son loops. Y sin embargo, una tristeza terrorífica me sobreviene, y se me queda pegada. Melancolía de futuro. Burial que no conoceré ni tocaré nunca. Autopistas ruidosas llenas de huídas. Madrugadas repletas de risas que no repetiremos. Hoy nos tenemos, pero mañana quién sabe. Me abruma la idea de no poder olvidarte nunca. Semen de ayer en el edredón. Bostezas al amanecer. No podrías ni imaginar todo lo que estoy pensando. Te beso en la mejilla. Me emociono.

El mundo no termina con un disparo, si no con un gemido.